viernes, 20 de noviembre de 2009



He pasado por toda clase de mierda y cosas dulces hoy. Estar completamente solo en mi piso es relajante y extraño. Tengo la sensación de que nada es del todo real, precisamente porque estoy demasiado conectado a la realidad como para observarla nitidamente. Lo describe bastante bien la frase "el arbol no te deja ver el bosque".

La realidad es esta: escuchar el viento batir contra la ventana. Enciendes la tele y la voz del aparato es para ti. Y si cocinas algo luego lo digerirás, y lo sentirás en tu estómago. Todos los procesos empiezan y acaban en ti. Todo ocurre en la medida en que yo hago que ocurra, o yo pienso que ocurre. Y no hay más.

Muchas veces tengo la sensación de estar jugando un papel, como esta tarde en clase. Cuando calculo con cierta dosis de improvisación las cosas que digo o hago. Porque a veces estar con otra gente me parece artificial. No lo digo con desdén, no pretendo decir que la gente sea superficial. Lo que insinuo es que relacionarse con los demás supone una serie de convenciones más o menos interiorizadas, y todo esas cosas preestablecidas me fastidian. Todo lo contrario a las reglas es lo instintivo. Y el instinto se palpa mejor cuando estas completamente solo, o con personas especiales.

Por suerte, sé jugar a este juego. Pero cuando llego a casa y estoy tranquilo, la vida me parece una tontería. Y me río. Y otras veces lloro por dentro. Otras incluso tengo tiempo para ser cínico, pero cada día me gusta menos serlo, y cuando lo soy no lo hago a propósito o con afán de joder a nadie.

El problema de ser cínico es que cuando te sientes de mierda contigo mismo te das cuenta de lo imbécil que has sido por haber hecho el capuyo cuando las cosas iban bien. Lo bueno y lo malo de ser cínico es que es un arma de defensa, un puto caparazón para los listillos con problemas.

Yo los caparazones me los voy desprendiendo con los años, porque ya el viento por mucho que sople no me hace tanto daño. He llegado a -10. La próxima vez que llegue a -10 gritaré, y dolerá muchísimo, tanto como la primera vez; pero ya conoceré la sensación.

En todo caso, los pasos al frente que doy sólo los doy en la medida en que siento que puedo hacerlo. Y si hace falta retroceder también lo haré. Este es un baile largo con muchos pasos. Lo contrario sería pasar de Siberia a Argelia en muy poco tiempo.

Bueno, supongo que en la medida en que más bajo has caído más consciente eres del mundo y de ti mismo. Y por tanto, eres más sabio porque estás más próximo a la verdad. Pues claro.

pd: ahora es cuando me arrepiento de escribir tantas tonterías. (Esto suena a excusa, a caparazón. tendré que dejar de escribir posdatas infantiles después de todo. ¿ves el cinismo? ¿ves el juego?)

Shit. (cuando tenía 19 escribir cosas como Shit al final resultaba de lo más divertido. Ahora suena a disco rayado. Y desde que la juventud se ha dejado flequillo y lleva esas camisetas con mensajes cuidadosamente subversivos, hasta resulta lamentable. Habré de ser educado. Pues bien, me despido de ustedes. (reverencia).

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada